Hoy quisiera hablaros de nuestro Club, es algo que tengo pendiente desde hace algunas semanas, pero no había encontrado la ocasión. Hoy que llueve y volar resulta imposible se presenta como el momento ideal para hacerlo.
La idea de registrar un club no nace del capricho de tener un nombre propio, sino de la necesidad de volar respaldados por un seguro de accidentes y poder hacer vuelos con pasajeros de manera no profesional sin tener que renunciar a que estén cubiertos ante eventualidades.
La misma aseguradora que nos cubre nuestra actividad profesional es la que nos ofreció en su día semejantes coberturas para los socios de un club deportivo. Un día se me ocurrió comentarlo entre amigos y todos me empezaron a animar para dar el primer paso, a algunos de ellos les resultaba una idea interesante y prometían apuntarse a la iniciativa.
Me lo tuvieron que repetir en varias ocasiones porque no veía que la gente se fuera a fiar de una idea nueva o cómo íbamos a llegar a oídos de los parapentistas más allá de nuestro círculo de amigos para que la financiación del proyecto fuera viable…
Pero bueno… toda gran aventura empieza con un pequeño paso, y lo dimos. Con 5 firmas, pocos euros y algunos trámites burocráticos ya se puede constituir un club deportivo, tras esto, le empezamos a hablar a todo el mundo del proyecto.
Para mi sorpresa mucha gente empezó a mostrar interés en las coberturas del seguro, los email que enviamos a los amigos se reenviaron a muchos más y en pocas semanas teníamos suficientes interesados.
La mayor sorpresa fue ver como se llegaron a juntar el triple de los socios necesarios para poder pagar el seguro al precio que habíamos decidido… 100€
El resultado fue que además de tener contratado un seguro con mejores coberturas que el federativo (que nos cubre no solo el vuelo monoplaza y biplaza en parapente, paramotor, ala delta, paracaidismo… además cubre bicicleta, esquí, escalada, espeleología, descenso de barrancos y buceo) ahora teníamos una caja con la que poder hacer algo interesante para todos.
Pues lo primero fue un sorteo de bienvenida, nuestro socio Martín se llevo una cámara de acción Rollei Bullet 4S valorada en 250€. A continuación compramos un porosímetro JDC MK1, de tal manera que ahora todos nuestros socios podrán hacerle un test de porosidad a su parapente de manera totalmente gratuita. Esto es un lujo que estoy seguro que ningún otro club en España tiene a su alcance. Como vimos que la cosa iba en serio decidimos reforzar la identidad de nuestro Club y confeccionamos unas tarjetas de socio personalizadas para cada uno de ellos, con nuestra imagen y los datos del seguro, de manera que siempre lo podemos llevar en la cartera y acceder a los datos de la póliza en caso de emergencia.
Y lo mejor de todo no es el porosímetro o el seguro… La mayor sorpresa que me he llevado es que nos empezamos a convertir en una piña, yo no lo esperaba. Los socios con menos experiencia piden consejo a los que más llevan volando, los viernes recibimos varias llamadas para saber donde vamos a volar y así compartir trasporte y remontes, incluso tenemos un pequeño mercadillo montado entre los socios con el material que queremos cambiar… Es genial!!! Jamás imagine que esto pudiera llegar a funcionar así de bien… y es sólo el principio!!!
De cara a Agosto tenemos planeado un viaje a los Alpes, ya son varios los socios interesados, preguntadme si se anima alguno más.
El feedback que recibo es de satisfacción y el boca a boca va a hacer que el año que viene seamos el doble de socios, estoy seguro de que llegaremos a los 60!!! Si esto es así podríamos costearnos incluso un torno… Es sólo una de las ideas que se han barajado, ya sabéis que está en manos de todos los socios decidir que hacemos con el dinero extra.
En fin, no me voy a alargar más, solo daros MILES DE GRACIAS a todos los que ya os unisteis a MADparapente, animaros a los que hayáis oído hablar de nosotros y deciros a todos que vamos a seguir trabajando para ser el club con los socios más satisfechos del mundo.
Un abrazo para todos.

LogoMAD negro